Del Mito al Logos

Según Aris­tó­te­les, la fi­lo­so­fía sur­ge de la ad­mi­ra­ci­ón que los homb­res si­en­ten an­te el mun­do. Es el asomb­ro que ex­pe­ri­men­ta­mos an­te el es­pec­tá­cu­lo enig­má­ti­co que desp­li­ega el uni­ver­so lo que nos mu­eve a fi­lo­so­far. Pe­ro, co­mo el pro­pio Aris­tó­te­les se en­car­gó de in­di­car, ése es el mis­mo fon­do del que sur­gen los mi­tos, y tam­bi­én el­los, al igu­al que la fi­lo­so­fía, pre­ten­den pro­por­ci­onar una in­terp­re­ta­ci­ón co­he­ren­te de la re­ali­dad que otor­gue un sen­ti­do al mun­do.

Sin em­bar­go, mi­ent­ras que los mi­tos no pu­eden dar una exp­li­ca­ci­ón de aqu­el­lo que cu­en­tan, ni pu­eden dar ra­zón de sí mis­mos, la fi­lo­so­fía sí es­tá en con­di­ci­ones (o al me­nos as­pi­ra a es­tar­lo) de jus­ti­fi­car ra­ci­onal­men­te sus afir­ma­ci­ones.

Con el ti­em­po, los mi­tos fu­eron sus­ti­tu­idos por ot­ras for­mas de in­terp­re­tar la re­ali­dad y, aun­que al prin­ci­pio con­vi­vi­eron con la fi­lo­so­fía, des­pu­és fu­eron de­sa­pa­re­ci­en­do has­ta ser fi­nal­men­te ar­rin­co­na­dos en nu­est­ras so­ci­eda­des por el co­no­ci­mi­en­to de or­den ci­en­tí­fi­co. De ma­ne­ra que el mi­to, que ori­gi­na­ri­amen­te sig­ni­fi­ca­ba en gri­ego «pa­lab­ra ver­dae­ra», ha aca­ba­do si­en­do si­nó­ni­mo de al­go así co­mo re­la­to in­ven­ta­do o cu­en­to. Co­mo vio Max We­ber, el pro­ce­so de de­sen­can­ta­mi­en­to del mun­do es con­sus­tan­ci­al al de­sar­rol­lo de las so­ci­eda­des mo­der­nas.

En el sig­lo XX, Kos­tas Axe­los (un fi­ló­so­fo que in­ten­tó con­ci­li­ar el mar­xis­mo con la fi­lo­so­fía de He­ideg­ger) qu­iso ima­gi­nar la pa­ra­dó­j­ica es­ce­na en la que los pro­pi­os per­so­na­j­es de un mi­to (el de los cen­ta­uros, qu­i­enes se­gún la mi­to­lo­gía gri­ega te­ní­an ca­be­za y tron­co de hu­ma­no, pe­ro ext­re­mi­da­des in­fe­ri­ores de ca­bal­lo) asu­men esa ex­pe­ri­en­cia de de­sen­can­ta­mi­en­to:

«Dos cen­ta­uros (pad­re y mad­re) ob­ser­van a su hi­jo pe­qu­eño mi­ent­ras jugu­etea en una pla­ya me­di­ter­rá­nea. En­ton­ces, el pad­re se vu­el­ve ha­cia la mad­re y le pre­gun­ta:

-Y aho­ra, ¿qu­i­én le di­ce que só­lo es un mi­to?».

Referencia:

  • González, Calero Pedro, Filosofía para Bufones 2007, Editorial Ariel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *