Libertad

Sólo una libertad, la del albedrío, la recibimos como derecho inalienable; todas las demás libertades debemos buscarlas y conquistarlas.

En muchas partes del mundo, las libertades son escasas y hay que luchar, a veces hasta la muerte, para lograrlas. En otros países las libertades están latentes, a la espera de corazones valerosos que estén dispuestos a activarlas.

Tenemos derecho a todas las libertades, como también tenemos la obligación de no abusar de ellas para no convertirlas en libertinajes. Por otra parte, nuestro derecho a las libertades termina donde comienza el derecho de los demás.

La libertad es el pan que los pueblos tienen que ganer con el sudor de su frente.

Lamnnais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *