Feliz día del maestro

Deseo enviar una felicitación a todos los profesores y reconocer su actividad en tan compleja labor, he de reconocer así también a nuestros alumnos, ya que sin ellos esta profesión no sería tan loable, ya que en la búsqueda de esa fórmula que nos haga transmitir el conocimiento de manera eficaz, nos hemos topado con la realidad, cada alumno es único e irrepetible, lo que hace que la búsqueda sea en vano, sin embargo esa es la chispa que impulsa nuestro andar por este mundo y en esta profesión.

Deseo terminar con esta reflexión de Juan José Arreola.

Yo fui un niño ávido, en primer lugar, de amor, ávido de conocimiento y de paisaje. Pero tuve la ventaja que pocos hombres tienen: la de no haber leído ni aprendido nada por obligación. Lo que se me enseñó en los pocos años en que estuve en la escuela, o cuando fui un empleado al servicio de un comerciante, o de un banquero, o de un editor, lo olvidé. En cambio recuerdo tantas cosas que aprendí por amor, por amor al arte y por el arte de amar las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *