Día Internacional de los Derechos de los Animales

Mil máquinas jamás harán una flor

Hoy, al igual que para los seres humanos, se conmemora el Día Internacional de los Derechos ¿y porqué celebrar a ambos el mismo día? sencillo, para hacer conciencia y recordarnos nuestro origen aunque tal parece que luchamos por olvidarlo, todos provenimos de una misma evolución, vivimos y compartimos un mismo mundo, somos compañeros amigos y confidentes, hablar de humanidad es hablar del respeto que debemos no sólo a los animales sino a los elementos bióticos y abióticos donde nos desarrollamos.

Este mundo, quizá no sea el único, pero si el que conocemos bien y el que, por cuestiones evolutivas, nos ha tocado proteger para heredar un mejor futuro a las nuevas generaciones.

Recordemos:

El ser humano esta ligado por ciertos deberes hacia los animales, especialmente el de no infligirles sufrimientos inútiles.

El hombre no es el único que tiene derechos, sino con él los poseen también todos los seres susceptibles de placeres y de sufrimientos.

A todos los animales  felicidades, y espero que algún día la tortura y la discriminación animal sea parte del pasado que cada día más Homo sapiens razonen sobre nuestra responsabilidad. 

Los franceses ya han descubierto que la negrura de la piel no es razón para abandonar a un ser humano al capricho de su torturador, llegará el día en el que se reconozca que el número de patas, la vellosidad de la piel o la terminación del hueso sacro, sean razones igualmente insuficientes para abandonar a un ser sensible al mismo destino: “¿Qué más ha de ser lo que trace la línea insuperable? ¿Es la facultad de la razón, o quizá la del discurso? Pero un caballo o un perro adulto es, más allá de toda comparación, un animal más racional, y con el cual es más posible comunicarse, que un niño de un día, de una semana, e incluso de un mes. Pero incluso suponiendo que fuese de otra manera, la pregunta sobre los animales no es si pueden razonar, ni si pueden hablar, sino si pueden sufrir.

Jeremy Bentham

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *