Cuando los robots superen al ser humano

En reciente noticia nos enteramos que una computadora dotada con un avanzado software había logrado pasar el Test de Turing [articulo original], que básicamente consiste en realizar una serie de preguntas y en función a las respuestas se descubra si el encuestado es un ser humano o una máquina, en este caso la máquina logro pasar por un niño de 13 años respondiendo sólo aquello que se supone un niño de esa edad conoce y y desconocer lo que era preciso no conocer.

Leyendo dicha nota recordé rápidamente el libro La física del futuro de Michio Kaku, en el que hay un capítulo cuyo nombre es el de ésta entrada y dice lo siguiente.

Una posibilidad es que nosotros los insignificantes seres humanos, simplemente se nos deje a un lado como si fuéramos una reliquia de la evolución. Es una ley de la evolución que surjan especies más aptas y desplacen a las menos aptas; y quizás los seres humanos nos perdamos en este barullo y acabemos en zoológicos, adonde acudirán nuestras robóticas criaturas para  mirarnos con curiosidad. Quizás ese sea nuestro destino: crear superrobots que luego nos consideren una simple nota  a pie de página, vergonzozamente primitiva, dentro de su proceso evolutivo. Tal vez sea ese nuestro papel en la hitoria: crear a nuestros sucesores en la cadena evolutiva. Desde ese punto de vista, nuestro guión incluye apartarnos de su camino.

Hasta hoy una de las premisas era que ciertas características eran propias del ser humano, por ejemplo el de leer caracteres incluidos en imágenes un poco distorsionadas, como en el sistema Capcha como un sistema de seguridad:

facebook_captcha

Este sistema esta basado en el Test de Turing, y al parecer tiene los días contados.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *