Oso Grolar y Calentamiento Global

Oso Grolar
Oso Grolar

No sé si ustedes han escuchado hablar de un oso híbrido entre el oso polar y el oso pardo o grizzly llamado Oso Grolar u Oso Grizzly-polar (Ursus arctos x maritimus). Es una especie que, aunque fue posible la obtención en cautiverio, se daba por sentado que no podría encontrarse en la vida silvestre, fué cuando en el 2006 se demostró su existencia. Pero más allá de un hecho curioso o anecdótico, esto demuestra como nuestra mala praxis ha hecho que especies de diferente hábitat produzcan nuevos organismos.

Esto se debe a varios motivos, todos ellos insisto debido a nuestra irresponsabilidad ecológica, aquí algunas:

  1. Los osos polares que se caracterizan por tener una capa gruesa de grasa, reserva de energía, les permitía seguir a las focas, alimento principal, pero debido al deshielo, las focas han tenido que modificar sus hábitos y su lugar de estadía, con ello muchos osos no pudieron ir tras ellas, y han muerto de hambre.
  2. Los inviernos son cada vez más cálidos, lo que provoca la muerte de más osos.
  3. Las hembras hambrientas dan a luz oseznos más débiles que mueren con mucha facilidad.
  4. La costa queda cada vez más lejos del hielo lo que representa un trabajo más extenuante para los osos, muriendo ahogados.
  5. Debido a que los casquetes polares se están reduciendo, los bosques crecen con lo que las especies de osos polares y pardos cohabitan y producen nuevas especies con características muy propias. Además los bosques absorben mucha más luz del sol, mientras a diferencia de los casquetes que la reflejan.

imagenes-de-oso-polar-3

Aquí sólo hable del oso blanco, pero recordemos que todo está relacionado y con la desaparición o merma de una especie, seguramente desaparecerán otras como consecuencia.

Hay mundos en los que nunca nació la vida. Hay mundos que quedaron abrasados y arruinados por catástrofes cósmicas. Nosotros hemos sido  afortunados; estamos vivos, somos poderosos, el bienestar de nuestra civilización y de nuestra especie está en nuestras manos. Sino hablamos nosotros en nombre de la tierra, ¿quién lo hará? Si no nos ocupamos de nuestra supervivencia, ¿quién lo hará? Carl Sagan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *