Día Internacional de los Animales

El hombre posee gran razonamiento, pero en su mayor parte vano y falso; los animales lo tienen menor, pero útil y verídico, y más vale una pequeña certeza que un gran engaño.

Leonardo Da Vinci

Hoy 4 de octubre

  • Es un día como cualquier otro dirá la mayoría,
  • Es el día de San Francisco de Asís, dirán quienes sean devotos al santo o sea el patrono de su colonia o pueblo,
  • Hoy es el Día Internacional de los Animales, dirán unos cuantos y eso es lo preocupante.

Muy a pesar de que existan leyes y tratados que cuiden y protejan a los animales, siguen siendo letra muerta estas leyes o tratados, en México tenemos las siguientes Leyes:

Sin embargo basta con ir por las calles y contemplar los cientos de perros que han sido abandonados pese a ser considerado el mejor amigo del hombre, al ver cotidianamente ese espectáculo no puedo más que pensar en lo mal agradecido que ha resultado  ser el humano.

Vemos como los animales de carga, de aspecto famélico  y paso taciturno son forzados a realiza las actividades que indudablemente beneficiará a su dueño pero no a él.

Ni que hablar de aquellos animales utilizados en la investigación, calzado, alimento, diversión, compañía, etc., olvidados por ese Dios del que tanto se habla.

Es urgente hacer un acto de contrición y reivindicar la imagen del hombre ante los demás seres. Somos quienes pensamos y razonamos, no los demás animales, al menos eso es lo que se dice, entonces ¿porqué no hacerlo?.

Es imperioso revisar los esquemas educativos y rescatar los valores que se han perdido, la educación no debe ser sólo ciencia, sino que debe incluir humanismo, Ciencia y Humanismo debería ser binomio indisoluble en un sistema educativo.

Hoy es 4 de octubre día de San Francisco de Asís y de los animales, y pese a ello nadie se acordará de sus mascotas ni mucho menos de los mas desdichados.

Deseo terminar con la siguiente cita de Desmond Morris:

El hombre se ha vuelto demasiado poderoso. Ha relegado a los demás animales, a la condición de sirvientes, cautivos en granjas, zoológicos y laboratorios. Pero el destino de la humanidad, está hoy más que nunca ligados a ellos por una relación vital que, Desmond Morris, llama  el contrato animal.

Las leyes de la naturaleza establecen, que los animales matan para comer, comen por hambre y crían lo que pueden alimentar.
Durante siglos, el hombre ha roto estas reglas en su beneficio, matando por placer, provecho o gloria, superpoblando la Tierra.

Las consecuencias hoy son claras: si el ser humano no es capaz de cumplir el “contrato animal”, seguirá el destino de los dinosaurios, y será fósil de alguna edad futura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *